4 ideas preconcebidas sobre Domiciliaciones SEPA

Actualidad, Funcionalidades | 18.09.2018

4 ideas preconcebidas sobre Domiciliaciones SEPA

Las Domiciliaciones SEPA son un proceso tedioso

Si eres un comercio y piensas que ofrecer un método de pago mediante domiciliación bancaria a tu cliente conlleva un proceso de cobro más largo, te invitamos a que lo medites de nuevo.

El llamado proceso de domiciliación bancaria se procesa justo un día después de haber enviado la orden transaccional a tu banco. En solo 24 horas, los fondos estarán disponibles en tu cuenta bancaria.

Debido a que las domiciliaciones SEPA están casi siempre vinculadas a pagos recurrentes, tendrás la garantía de recibir los fondos de forma regular y rápida y de acuerdo al modelo de negocio establecido: por suscripción, pago por uso…

Además, si deseas cobrar a todos tus clientes el día 6 del mes, solo tendrás que realizar las órdenes de cobro y enviarlas el día anterior (el día 5), de tal manera que los cobros se realizarán en el día deseado. ¡Muy útil para las gestiones de tus flujos de caja (previsión de los ingresos recurrentes)!

E incluso cuando tus clientes esperan mayor rapidez para poder acceder a los servicios, es muy importante contar con la tecnología de pago adecuada que cumpla con los requisitos del mercado y las exigencias de los consumidores enfocados a la inmediatez.

Las Domiciliaciones SEPA requieren mucho papeleo

¡Negativo! Si tuvieras que rellenar un formulario en soporte papel, deberás saber que la opción 100% digital existe. El mandato para la domiciliación bancaria, es una autorización que un deudor (el cliente) da al acreedor (el comercio) con el fin de realizar el cobro de los futuros pagos de su cuenta bancaria en cualquier momento. Y esto se puede llevar a cabo de forma online. Es tanto o más seguro que el mandato en papel y debe seguir estos 3 pasos para cuplir con la norma:

  • Identificar al Deudor (por ejemplo mediante la identificación de la persona, su DNI)
  • Refuerza el nivel de autenticación definido por el Banco Central Europeo (2 niveles: DNI del cliente y una contraseña, que se envían por SMS)
  • Finalmente, la autorización (como la firma o aprobación electrónica del mandato) que utiliza la firma electrónica avanzada conforme a la legislación del eIDAS, ofrecida y aprobada por una Entidad Certificada  que incluye el acuerdo del cliente.

La Domiciliación SEPA es un método de pago que está englobado en una clase restringida de cargos fijos mensuales

Los impuestos, el recibo del agua, la luz o el gas, el internet… Cierto es que este tipo de cargos fijos mensuales son tradicionalmente pagados mediante domiciliación bancaria por sus clientes. Sin embargo, el consumo por suscripción y basado en el el uso, se ha desarrollado considerablemente en los últimos años. Cada vez más los consumidores realizan pagos a los mismos comercios o acreedores de forma recurrente, de frecuencia variable y por diversos importes.

Más allá de los servicios digitales a la carta (video/audio streaming, VTC, alquileres de corta duración o bienes de capital), siendo estos los sectores más proclives a realizar sus transacciones comerciales por suscripción (alto nivel de consumo, transporte…). La domiciliación SEPA representa para todos ellos un modelo de negocio perfecto que les permite gestionar de forma eficiente los pagos recurrentes, ya que solo requiere un mínimo esfuerzo al principio de la transacción comercial, sin que el cliente tenga que intervenir cada vez que realiza la compra para realizar el pago.

La Domiciliación SEPA es un método de pago opaco para el consumidor (fecha e importe del cargo)

La domiciliación bancaria, es un método de pago, que de forma directa, protege los intereses del consumidor. Lo primero, no puede haber un cargo directo en cuenta sin un mandato, osea, sin un acuerdo formal. Por lo tanto, si un consumidor detecta un cobro no autorizado en su cuenta bancaria, podrá rechazarlo y devolverlo con carácter inmediato, teniendo la entidad financiera que volverlo a depositar en su cuenta. Adicionalmente, para todo los cargos SEPA, el ICS (Creditor Identifier SEPA) debe aparecer en el extracto bancario de la cuenta del pagador.

Más seguro para el consumidor, ya que las domiciliaciones también son muy seguros para los comercios: gracias al sistema de identificación asociado a la cuenta bancaria que comprueba la identidad del cliente vinculada a la cuenta. Por lo tanto, genera menos incidencias para el consumidor que otros métodos de pago donde la posibilidad de cometer fraude es mayor.

 

This post is also available in: English Français

Volver a artículos