Los 7 tipos de fraude digital más comunes

Publicado: 17 mayo 2021

Los 7 tipos de fraude digital más comunes

A la hora de aceptar pagos por internet, es importante conocer los diferentes tipos de estafas que existen, entenderlas y saber encontrar la mejor solución antifraude. Hemos identificado los 7 tipos de fraude digital más comunes: 

  1. Fraude amistoso o contracargo

Un fraude amistoso es cuando un cliente (el estafador) reclama el reembolso de una compra realizada con su tarjeta de crédito, y después solicita una devolución de cargo al banco emisor tras recibir los bienes o servicios adquiridos. 

Esto puede ser accidental o intencionado, lo que significa que la intención del estafador era solicitar una devolución del pago desde el principio. 

  1. Robo de identidad

Cuando un timador obtiene y utiliza los datos personales de otro usuario para cometer un fraude, como por ejemplo realizar una transacción fraudulenta en línea. 

Un ejemplo frecuente de robo de identidad en el sector de los pagos es el robo de cuentas. 

  1. Phishing y Vishing

El phishing se produce cuando un pirata informático se hace pasar por un contacto conocido y solicita datos personales, o intenta que se instale un programa malicioso, que puede recuperar los datos por sí mismo.

El vishing es la práctica fraudulenta de hacer llamadas telefónicas o dejar mensajes de voz que simulan ser de empresas de confianza para inducir a la gente a revelar información personal, como datos bancarios y números de tarjetas de crédito.

Un ejemplo común de phishing son los correos electrónicos enviados por personas que se hacen pasar por una empresa conocida y de confianza, pidiendo que se actualicen los datos personales. Para prevenir este tipo de fraude en los pagos, siempre hay que revisar el correo electrónico del remitente.

  1. Probador de tarjetas

Esto ocurre cuando el estafador prueba una tarjeta en un sitio web, para ver si sigue siendo válida, con el objetivo de utilizarla en otro sitio web para realizar una compra fraudulenta. 

  1. Tarjeta robada

Cuando un estafador utiliza una tarjeta de crédito robada o sus datos para realizar una compra en línea. 

Una vez que el titular descubre el uso fraudulento de su tarjeta, se disputa el pago con el emisor de la tarjeta. Una vez que la disputa se resuelve a favor del titular de la tarjeta, la empresa sufre una pérdida igual al importe del pago, el coste de los bienes o servicios ya prestados, así como una tasa adicional por la disputa.

  1. Reenvío

El estafador utiliza a un tercero sin que éste lo sepa para reenviar los productos comprados con la información de la tarjeta robada. El autor del fraude nunca paga al tercero y éste acaba siendo cómplice del delito.

  1. Fraude triangular

Un fraude triangular se produce cuando el estafador crea un escaparate falso en Internet, vendiendo productos a precios baratos.

Este escaparate tiene como único objetivo recopilar los datos de las tarjetas de crédito. A continuación, el defraudador encarga los productos a un comerciante real y hace que se los envíen al cliente original. El defraudador obtiene el pago del producto, pero el cliente paga dos veces:

  • Precio más barato en la tienda
  • Precio al comerciante real

SlimPay ofrece un módulo antifraude avanzado para ayudar a los comerciantes a prevenir el fraude en los pagos en línea y crear una solución antifraude adaptada ¡contáctenos para obtener más información!

This post is also available in: English Français Italiano