Firma electrónica, encontrar el equilibrio adecuado entre autentificación y experiencia del cliente

Publicado: 13 enero 2021

Firma electrónica, encontrar el equilibrio adecuado entre autentificación y experiencia del cliente

Para poder recibir pagos mediante domiciliación bancaria, los comerciantes deben obtener una autorización del deudor. Esta autorización consiste en un mandato SEPA, que se puede firmar electrónicamente o en papel.

SlimPay ofrece varias opciones de firma electrónica que cumplen con los requisitos del EPC (European Payment Council) y con el Reglamento eIDAS para la firma de mandatos SEPA.  

En este artículo presentamos el modelo de firma electrónica 100% digital de SlimPay y las posibilidades que ofrece para optimizar el recorrido de suscripción.

Una firma electrónica multicanal

Hoy en día, el proceso de compra es multicanal, es decir, los clientes desean tener la posibilidad de pasar de un canal de venta a otro sin interrupciones y tener una experiencia del cliente optimizada en todos esos canales. SlimPay es consciente de las expectativas de los consumidores y ha desarrollado una oferta multicanal que se adapta perfectamente a todos los puntos de interacción entre el comerciante y el consumidor, favoreciendo la tasa de conversión.

  • Web o móvil: La solución de SlimPay tiene un diseño responsivo, los consumidores pueden firmar documentos o mandatos en su ordenador, móvil o tableta con facilidad.
  • Call center: También es posible firmar un documento o un mandato a distancia con la asistencia de un operador. El cliente da su consentimiento por teléfono y el operador firma por cuenta del consumidor, que a continuación recibe una copia de su mandato o documento firmado.
  • Cara a cara: La venta en la tienda o agencia aún constituye una parte importante de las ventas. Por eso, el modelo de firma de SlimPay también se puede adaptar para acompañar a los vendedores en las tiendas para que firmen electrónicamente un documento o un mandato. 

Dos tipos de firma electrónica que se adaptan a cada caso de uso

En función del sector de actividad y de la sensibilidad de algunos contratos, el tipo de firma podrá adaptarse para protegerse eficazmente de posibles intentos de fraude y reclamaciones. Sin embargo, los comerciantes también deben tener en cuenta que durante el recorrido de suscripción, la experiencia del cliente debe ser lo más fluida posible para aumentar la tasa de conversión y la satisfacción del cliente.

Para ello, SlimPay ha desarrollado un modelo de firma electrónica con dos tipos de firma diferentes, para adaptarse mejor a cada caso de uso y ofrecer la mejor experiencia para el cliente.

Firma simultánea de mandatos y documentos

La suscripción online a un seguro, por ejemplo, no sólo requiere poder firmar un mandato para el cobro de los plazos, sino también firmar un contrato que recapitule todos los servicios y condiciones. Para este ejemplo, proponer una firma simultánea del contrato y del mandato aporta más fluidez y facilidad para el cliente.

Para poder minimizar las fricciones durante el recorrido de suscripción, SlimPay propone la firma simultánea de un mandato de cobro y un documento en el Checkout. El cliente que llega al final del recorrido de suscripción tiene la posibilidad de consultar el mandato y el documento que debe firmar para verificar su contenido antes de proceder a la firma electrónica.

Tras la firma, se genera un certificado electrónico a nombre del cliente, se consigna una firma electrónica en el mandato y en el documento, al igual que un sellado de tiempo. Por último, se genera sistemáticamente un archivo de pruebas, lo que permitirá a los comerciantes probar el consentimiento del cliente en caso de litigio.

This post is also available in: English Français Italiano