PSD2 para las aseguradoras: una oportunidad y un modelo

Publicado: 7 mayo 2020
Actualizado: 11 mayo 2020

PSD2 y aseguradoras: una oportunidad y un modelo

Si bien la directiva PSD2 (la modificación de la Directiva sobre servicios de pago de la UE) no tiene una repercusión directa en el sector de los seguros, este aún podría aprovechar las ventajas que aporta y tomarla como modelo en sus procesos de innovación. 

La normativa europea está sentando las bases para una mayor apertura en el mundo de la banca, que comenzó con la entrada en vigor de la PSD2 en septiembre de 2019. Esta directiva obliga a los bancos europeos a abrir sus sistemas de información a través de interfaces de programación de aplicaciones (API, por sus siglas en inglés) para ofrecer dos servicios: 

  • Inicio de pagos en nombre de un tercero: PIS (Servicio de iniciación de pagos)
  • Acceso a información de cuentas bancarias: AIS (Servicio de información de cuentas) 

Esta nueva normativa ofrece una experiencia de pago innovadora y brinda nuevas posibilidades al conceder acceso a una gran cantidad de datos. 

¿Qué ventajas puede obtener el sector de los seguros de la PSD2? 

  • Ofrecer una experiencia de pago innovadora

Para las aseguradoras, que actualmente operan en un mercado cada vez más competitivo, poder ofrecer una experiencia de uso impecable es fundamental a la hora de captar y conservar clientes. El proceso de pago es una de las formas de mejorar la experiencia de los clientes. 

Actualmente, los métodos de pago utilizados en el sector de los seguros no se adaptan a los nuevos hábitos de los consumidores. Los cheques, los adeudos directos, los pagos interbancarios SEPA e incluso las tarjetas bancarias tienen, cada uno, sus desventajas en lo que respecta a costes de procesamiento, riesgo de fraude, conciliación costosa o procesos no digitales. Las nuevas opciones que ofrece el Servicio de iniciación de pagos beneficiarán tanto a aseguradoras como a clientes. Este servicio permite que los usuarios inicien pagos de bienes o servicios directamente desde la cuenta de un cliente (previo consentimiento de este). Para dar su consentimiento, el cliente debe acreditar su identidad en su banco en un entorno seguro y conocido. 

Para las aseguradoras, los pagos realizados mediante el servicio PIS de la PSD2 ofrecen diversas ventajas como, por ejemplo, el hecho de que no se puedan cancelar porque se realizan mediante transferencia bancaria. De este modo, se tiene una mejor visibilidad del flujo de caja y del riesgo financiero. 

  • Los datos como herramienta de crecimiento e innovación

El segundo servicio que ha puesto en marcha la directiva PSD2 es AIS, que permite que las aseguradoras hagan uso de las API bancarias para acceder a cierta información de las cuentas bancarias. Ahora que los datos son la pieza clave de los servicios de valor añadido, el sector de los seguros podría beneficiarse de ello. 

Imaginamos un amplio abanico de posibles aplicaciones, desde la identificación del cliente al registrarse hasta cheques de crédito y ofertas personalizadas. Por ejemplo, al analizar los pagos entrantes y salientes de un cliente según la información de su cuenta bancaria, las aseguradoras serán capaces de calibrar mejor el perfil de riesgo de dicho cliente. Con esta información en su poder, podrán ofrecer precios personalizados a cada cliente. 

Apertura mediante un proceso que ya se conoce como «APIzación»

El sector de los seguros puede aprender del sector bancario que, con la PSD2, se está abriendo gracias a las nuevas e innovadoras posibilidades que ofrecen sus API. En este momento, el panorama de los seguros se encuentra en un estado de incertidumbre debido a la aparición en escena de diversas aseguradoras tecnológicas (las llamadas «insurtech») totalmente digitales. Han conseguido abrirse hueco en el mercado al ofrecer soluciones innovadoras para la distribución, el servicio de atención al cliente, las ofertas personalizadas, los procesos de alta y las medidas antifraude. 

Aunque las aseguradoras convencionales puedan sentirse amenazadas por estas nuevas empresas, deberían ver en ellas una oportunidad. Al abrir sus sistemas con las API, las aseguradoras podrán conectar con servicios de terceros e impulsar su oferta con el consiguiente beneficio para sus clientes. Un planteamiento modular y flexible favorecería la sinergia y la innovación, lo que desencadenaría un ciclo virtuoso para todo el sector. También se traduciría en una experiencia más homogénea para los clientes, que evitarían pasar por los numerosos departamentos y procedimientos con los que han de lidiar en la actualidad. 

A diferencia de los bancos, las aseguradoras no están obligadas a abrir sus sistemas de conformidad con la directiva PSD2. Sin embargo, existen iniciativas transfronterizas, como la iniciativa Open Insurance Initiative (página en inglés), cuyo objetivo es desarrollar y estandarizar el intercambio de datos dentro del sector. Esto es solo la punta del iceberg en lo que respecta al potencial de las API en el sector de los seguros. 

This post is also available in: English Deutsch Italiano