El sector educativo y su transformación digital

Publicado: 26 mayo 2020

La transformación digital en el sector educativo

En cuestión de meses, hemos visto como el COVID-19 ha afectado a el sector educativo y a millones de alumnos y estudiantes de todo el mundo. Con el rápido avance del virus expandiéndose por Asia, Europa, Medio Oriente o América, multitud de países se han visto obligados a suspender todo tipo de clases, cerrar guarderías, colegios o universidades, dejando la educación en manos del ahora llamado “homeschooling”. 

Sin embargo, en tiempos de crisis es cuando surgen oportunidades, y quizás es el momento de empezar a abrir las puertas de la innovación y la digitalización a un sector tan aferrado a la enseñanza tradicional. Aunque es aún pronto para prever las consecuencias finales que el coronavirus tendrá en el sector de la educación, estamos viendo indicios de que podría tener un impacto duradero en la trayectoria del aprendizaje de la innovación y la digitalización.

No es que el sector educativo no haya hecho nada en cuestiones de transformación digital, pero se encuentra aún en una fase de experimentación y de crecimiento, aún esperamos la explosión de la llamada EdTech. Si algo queda claro, es que este es el momento de pisar el acelerador de la digitalización.

¿Dónde está la oportunidad para el sector EdTech?

Es el momento de ver si la oferta actual de proyectos de formación se adapta a las necesidades y al nuevo paradigma educativo:

  • ¿El diseño de los cursos y de las plataformas LMS está actualizado para dar respuesta al paradigma actual? Expertos opinan que este tipo de softwares siguen siendo los mismos que hace 10 años y que no han adoptado las nuevas tecnologías. Contienen presentaciones anticuadas, contenidos desactualizados, no hay contenido audiovisual y carecen de la interacción digital. Además, las metodologías aplicadas no se responden a las nuevas formas de consumo digital y a la tan buscada experiencia de usuario, que ayudaría tanto a instituciones educativas, como a docentes y alumnos. 
  • Por otro lado, ¿cómo pueden acelerar la adopción y la transformación digital de las instituciones más tradicionales? 

En el panorama educativo nunca ha habido necesidad de una oferta de formación educativa digital y adaptada a un escenario tan complejo y cambiante: de actualizar los contenidos y cursos con tanta frecuencia y hacerlo teniendo en cuenta las tendencias en los modelos educativos. En la actualidad, tenemos un sector educativo hiper fragmentado que tiene que prepararse para impulsar la transformación digital tanto en el ámbito privado (empresas, academias, instituciones de pago…) como en el público (colegios, universidades…)

Quizás el primer paso para las empresas del sector de la formación y LMS es entender con claridad qué es lo que está pasando con la transformación digital y por qué es tan importante una industria de formación que conecte con el dinamismo y los cambios que el sector educativo está sufriendo en estos momentos. 

Las claves de la transformación digital que, según entendemos, deben moldear el futuro de los LMS y la educación son las siguientes:

  1. Foco en el usuario como pilar de toda estrategia. No sin admitir que se trata de un tema complejo:
    • Desde el punto de vista de necesidades encontramos las de los docentes, la adopción y uso de las plataformas de gestión es clave en el a calidad de la educación.
    • Alumnos, ¿cómo adaptarse a las nuevas tecnologías? ¿cómo mantener el grado de interacción necesaria motivar el aprendizaje y el fácil seguimiento de los contenidos? ¿Cómo es la experiencia de usuario?
    • Y por último, instituciones y trabajadores de los mismos. ¿Cómo de fácil es su adopción? ¿Facilita la gestión de alumnos, profesionales y tareas administrativas básicas como los pagos?
  1. Experiencia omnicanal. Directamente vinculado con lo anterior, lo cierto es que nos encontramos en la era de la omnicanalidad, donde el mundo offline y el online se difuminan y mezclan. Si se pone foco en la digitalización, qué pasará cuando se produzca la vuelta a los colegios y a las clases presenciales, la instauración de la transformación digital no debe sustituir a la docencia física, sino complementarla y potenciarla. 
  1. La importancia del big data: la capacidad de poder procesar y dar forma a los datos es fundamental; ya lo es a nivel empresarial y esto se trasladará al ámbito educativo sin duda y será clave para la creación de un sistema educativo más moderno, adaptado realmente a las necesidades de todos los stakeholders y enfocado a la personalización de la oferta educativa.
  1. Integración de la tecnología adecuada, como ya decíamos, adaptada a los diferentes actores que actúan en este ámbito. Que ofrezca una rápida adopción, sea fácil de integrar.
  1. Dinamismo y agilidad. Nos encontramos en un mundo cambiante, y ahora más que nunca hemos experimentado que nuestra vida puede cambiar en cuestión de segundos. Es por eso que la agilidad en los proyectos resulta clave a la hora de adaptarse a las nuevos desafíos, impulsarlos y dar soluciones de forma más rápida.  La metodología y la tecnología son determinantes en este aspecto.
  1. Modelos de negocio más sofisticados. El usuario debe convertirse en el centro de la estrategia, aportándole un valor diferencial. En este caso, hemos comprobado que los modelos de suscripción, basados en ingresos recurrentes permiten gozar de un grado de fidelidad superior al del resto de modelos y además otorga cierto margen de maniobra cuando ocurren situaciones inesperadas como la que estamos viviendo. Además, se trata de un modelo en el que el uso repetido del servicio permite recolectar mucha más información sobre el usuario (haciendo referencia al punto anterior sobre el big data), lo que a su vez se traduce en la posibilidad de crear una oferta más personalizada al usuario. Y sin duda, una parte fundamental en esta experiencia de usuario es el pago, que pasa a convertirse en algo secundario, casi invisible y que deja protagonismo al servicio. Sin embargo, no olvides contar con la mejor pasarela de pagos para no poner fricciones a esta experiencia. 

En definitiva, necesitamos evolucionar hacia un sector educativo moderno y potente que sea capaz de favorecer la continuidad, la fidelidad y el aprendizaje. Que se convierta en un complemento de la educación presencial en el caso de colegios o universidades y que favorezca el uso de la tecnología y de los contenidos. Para ello, las empresas de formación deben adaptarse a los disrupción tecnológica creando nuevas iniciativas de aprendizaje que se adapten a las nuevas necesidades de estudiantes, docentes y administraciones. 

Sin lugar a duda, no es tarea fácil, pero la transformación digital y la tecnología están ahí para servir a este desarrollo: el microlearning, los videos o los móviles facilitan el acceso a todos al conocimiento de mayor calidad y permiten una adaptación rapidísima al cambio. Es el momento de considerar todas las piezas del puzzle: desde la oferta, plataforma, gestión de actividades hasta la gestión administrativa o de pagos. ¿Te apuntas?  

This post is also available in: English Français Italiano